14/08/2011. Entrevistas y Declaraciones. Declaraciones. Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, Maiquetía, parroquia maiquetia, Municipio Vargas, Estado Vargas, Venezuela.

Declaraciones del Comandante Presidente Hugo Chávez a su llegada de La Habana, Cuba

Presidente Chávez Muchachas, la chicas del can, oye pero ustedes que están haciendo que están como rejuvenecidas en serio, en serio, yo una vez te vi a ti y dije: Iris se puso vieja, pensé, pensé, pensando en falso, la Eugenia igual y Maripili ni se diga y Nancy ni que se diga, Maryann también y Erika, y ahora están unas muchachas vale. Fidel dijo viendo a Maripili leyendo, sólo que estábamos ahí porque tiene que leer todo el decreto que es largo y considerando y considerando ¿no? Está bien leyó todo y Fidel ¿pero por qué leerá todo? Entonces lee todo ¡si es bonita! Dijo Fidel, si, él mira, él mira, les mandó saludo Fidel, pasamos toda la tarde juntos hasta ahorita, yo me acosté y dormí todo el viaje y cuando desperté aterrizamos ¿qué tal? Señores estamos en Maiquetía ¿qué hora es Elías?

Vicepresidente Ejecutivo, Elías Jaua 12 y 20.

Presidente Chávez ¡Qué hace tu ahí compadre ¿estas bien? Los camarógrafos, hola compadre ¿cómo están ustedes, todo bien? ¡Teresita!

Periodista Teresa Maniglia Bienvenido Presidente.

Presidente Chávez Ya te extrañaba, esta es otra que estaba anciana, estaba ¿y este poco de cadetes quiénes son? Tripulaciones ¡Independencia y Patria socialista!

Asistentes ¡Viviremos y venceremos!

Presidente Chávez A discre...ción, teniente, capitanes, comando y técnicos... yo recuerdo que estaban los cadetes aquí de la marina. Los escuálidos andan tan locos, despepitados, andan como locos ¿no? Tienen una fijación con nosotros los militares, nosotros los soldados, porque ellos se malacostumbraron a que un grupo de gente con uniforme se les subordinara a toda su vagabundería durante mucho tiempo, incluso llegaron al extremo de mandarnos a masacrar un pueblo desarmado e manera cobarde, un pueblo que pedía era justicia, no sólo el Caracazo mucho tiempo, a lo largo de muchos años, entonces ahora como no tienen Fuerza Armada, tampoco tiene Patria, tampoco tiene alma y como nosotros más nunca estaremos subordinados al imperio yanqui, o sea a los amos de ellos pues, de esta burguesía apátrida entonces eso les arde por dentro, les estremece, los despepita, si los vuelve locos.

Ese es como un perro acostumbrado, un perro con rabia acostumbrado a morder una cosa así ¿no? Y a conseguir carne para morder y de repente no consigue carne, un drogadicto en abstinencia. Ellos están en ese sentido con una abstinencia enloquecedora, yo los veo y me río, hoy Fidel se reía, nos reíamos disfrutando el discurso del mayor general Euclides Campo Aponte y me dijo ¿quién es él? Yo le expliqué de dónde viene, de los capitanes del 4 de febrero rebelde. Entonces recuerdo que yo llego aquí ¿no fue a esta hora Elías? Si más o menos a media noche y los cadetes los llamo y una vieja costumbre de jefe de patio, de tropa, de teniente como ustedes, de capitán que fui, uno dice ¡sentarse! A la tropa ¿te acuerdas, ustedes lo hacen? Sólo porque uno le concede al soldado que descanse y uno se queda parado, así lo aprendimos y ustedes también.

Recuerdo mis patios y mi tropa y uno siempre frete al sol y a la tropa en la sombra hasta donde fuera posible, debajo de la mata de mango, de la mata de mamón ¡sentarse! Y uno frente al sol o uno en el sol y así por el estilo. Entonces le dije a los cadetes, sacar la bayoneta, hay que tener cuidado con la bayoneta calada y el hombre sentado o en movimiento ¡sentarse! Se sentaron, entonces sacaron la foto: ¡Chávez mandó arrodillar! son como locos Maripili y todavía hace unos días estaban escribiendo: si el caudillo que manda a arrodillar y los militares se arrodillan irrespetando, porque no saben

¿Rosa qué opinas tú? Rosa la buena moza.

Bueno está bien muchachos, muchas gracias pues, salúdeme a todos, a todos los compañeros, saludo, gracias por todo, por sus servicios, estoy orgullosos de tener mis soldados, son soldado no míos, digo míos porque los llevo en el corazón, yo soy de ustedes y todos juntos somos de este pueblo y de esta Patria, un aplauso para la Fuerza Armada Bolivariana.

Asistentes [Aplausos].

Presidente Chávez En este caso la Aviación Bolivariana ¿saben ustedes con quién estaba yo hablando ayer? Y se nos ocurrió incluso conversar y grabar, vino mi general Órnela por ahí y le dije: Órnela consígueme un grabadorcito de esos de periodistas que estamos hablando sabroso aquí, para dejar testimonio de la conversa, estaba yo pintando, no pude terminar, Erika, el cuadro, mira que hice el esfuerzo, estaba en quimioterapia entonces en lo que terminaba la quimio, la quimio es todo el día, son como 8 horas continuas de la bomba, yo digo: Ay viene la bomba, dame la bomba, yo las disfruto, yo la canto y la bailo y cuando voy para el baño con la flaca ¿saben cuál es la flaca, cómo llaman el paral ese que le ponen a uno?

Asistentes [Risas]

Presidente Chávez Yo voy con mi flaca -ta-ra-ta-ra- y la flaca la tiro alante a veces la dejo atrás, entonces cuando le quitan la flaca a uno, uno extraña la flaca, si ¿dónde está mi flaca me la quitaron? Así hay que tomar la vida, las perores circunstancia que no son estas las peores por cierto. Continuar queda a discreción, no lo mando a agachar para que no los saquen mañana agachados [risas] ustedes son voladores.

Entonces estábamos hablando, yo pintando el cuadro pero no pude, anoche contraviniendo de alguna manera, no, contraviniendo no, tu que eres doctora ¿tu eres doctora Nancy, tu eres médico? Si claro y tu también, yo llegué a un acuerdo con los médicos, acuerdo estratégico y ellos ahí chequeando y asomándose y tal y tal, pero yo tenía que terminar el cuadro del Cuartel Moncada, claro yo lo comencé fue el martes, el domingo llegué a exámenes, el lunes empezó la bomba y el martes otra bomba más. Fue el martes cuando ya asimilando la bomba, que la bomba hay que asimilársela, hay que vacilársela pues [risas] entonces el martes ya asimilando la bomba, el martes en la tarde voy a empezar a pintar un cuadro, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado, porque esta mañana tenía exámenes todavía y coincidió pues con el cumpleaños 85 de Fidel, pasamos todo el mediodía, hablamos, analizamos, Raúl ahí, sembramos dos pinos que les lleve de aquí, dos pinos caribe, los sembramos después cayó un palo de agua, bueno cantamos, picamos la torta.

Luego, Evo estaba llamando de Pekín y Fidel atendió la llamada, pero por fin Evo no apareció [risas] yo no se que pasó con Evo, me imagino estaba en el hotel, la central telefónica, al final habló como media hora con el Embajador de él en Pekín que estaba ahí pendiente pero Evo no llego, bueno dile que tal que después me llame, porque Evo está en China, una visita muy buena. Entonces estamos pintando el cuadro pues del Cuartel Moncada, el asalto al Moncada, me lo tuve que traer, se lo regalé hoy pero le dije: esto es tuyo pero no lo he terminado, así que tómalo, ajá qué paso, me lo llevo pues [risas] préstamelo, te lo presto por 29 día me dijo, ahí me lo traje no lo pude terminar, claro terminé de mancharlo todo, pinté la perspectiva y tal ¿no está por ahí el cuadro? Por ahí lo cargaba porque está muy fresco todavía, está fresco tu lo tocas y... el asalto...

Y me traje un pescado que pesa más que Nicolás Maduro.

Asistentes [Risas]

Presidente Chávez Me dijo Fidel, pesa tanto como Nicolás 104 kilos, además Nicolás pesa más, 115 ¿y Rafael Ramírez? Están los dos, está menos que tu ha rebajado, tu debes seguir el ejemplo de Rafael y mío pues y de las muchachas que mira como están en la línea [risas] están en la línea de aquí para arriba si [risas]

Entonces estamos hablando ayer pintando, Reyes Reyes me acompañó ayer toda la tarde y su esposa mi comadre Milagros y empezamos a recordar sabroso, pero sabroso y dije: vamos a grabar esto chico y grabamos como dos horas de conversa, tres, más, recordando cuando ustedes eran cadetes ¿en qué año tú entraste a la escuela Pacheco?

Cadete Pacheco 1994 Comandante.

Presidente Chávez Ah ni siquiera, estábamos recordando cuando éramos subteniente en el 75, es más cuando éramos cadetes y las novias que teníamos en Barinas y cuando nos veíamos allá en Barinas en vacaciones y Reyes como era de una clase digamos media y el papá, Reyes Mota, trabajaba en la petrolera, en la Socony Vaccuum y de la Mobil Oil Company, el papá de Reyes, Reyes nació en verdad fue en Punta de Mata un campo petrolero, pero se vinieron a Barinas porque al viejo lo cambiaron, trabajaba en la Mobil, el primer equipo que yo jugué fue la Mobil Oil Company, entonces éramos cadetes, nosotros éramos pata en el suelo, pero él llegaba a mi casa a buscarme en el tremendo carro del papá y nos íbamos.

Hay una carta que yo le escribo Adán por ahí en el año no se qué, 73 seríamos, éramos cadetes ¡que lástima que no viniste a mi cumpleaños! El 28 de julio estábamos en vacaciones, a mí me agarraba el 28 de julio todo 28, hicimos tremenda fiesta, mamá hizo hallacas y llegó Reyes después nos fuimos para amanecer, se alargo, pero ese día yo tenía que regresar y le digo: y Reyes me llevó directo al Terminal con la maleta, porque tenía que regresar ese día. Y de subteniente entonces Reyes estaba en Barquisimeto y yo en Barinas y un día pasó en el F5 rasando Tabacare, vieja maña de ustedes ¿no? Pasó un avión rasando Tabacare, creo que lo arrestaron, pasaron la novedad, pasó muy bajito un avión aquí tal y tal, mandaron alerta los cazadores ¡un avión pasó por ahí bajitico! Y era Reyes Reyes saludando a Barinas -el nuevo-

Asistentes [Risas]

Presidente Chávez No te digo pues, saludando a Barinas, le costó caro el saludo. Muchos años después me echó otro susto, estaba yo en Elorza en la mitad de aquella sabana, tu tenías 7 años, y Reyes entonces estaba en la F16 y a los pocos días de estar yo en Elorza en aquella mitad de sabana y agua y barro y mis soldados y mis caballos, de repente vienen tres aviones ahí allá ¿qué es eso que viene ahí, unos zamuros? Y asaron rasando el patio estábamos en formación, los soldado nos tiramos todos para el suelo y los caballos y pasaron otras vez, yo dije: es el negro Reyes otras vez [risas] eran F16 andaban volando por allá, ya sabía que yo estaba ahí y me pasaron, claro eso era para darle moral a uno, porque además yo sabía que esos tres aviones, tres aviones no, los tres hombres que iban ahí eran del MVR200, saludos desde el aíre de lo que venía después, lo que vino después.

Asistentes [Aplausos].

Presidente Chávez Cómo está teniente... ahora me dijeron vamos a conmemorar los 40 de la investidura, vamos a redoblar el paso.

Asistente Ella le tiene una canción.

Presidente Chávez Una canción, qué canción, quién va a cantar, por qué va a cantar ella sola.

Asistente Todas, podemos hacerle un coro.

Presidente Chávez Maripili hazle un coro ahí... yo le regalé un cuatro a Fidel, una de las cosas que le regalé, un cuatro, una campechana, entonces él dijo: vamos a tocar pues, nadie sabía tocar cuatro y yo ¡que vergüenza! Pero yo empecé a tocar y canté, me dice Raúl ¿cómo es que se llama esa guitarrita? Esa no es ninguna guitarrita, quiere que le eche el cuento de cuatro, bueno bromeando tú sabes, pero tú no tocas esas guitarrita ¿qué guitarrita? El cuatro le digo yo, cuatro, quedé en mandarle uno a Raúl.

Me regaló Fidel, un regalo que me hizo Fidel ayer de sorpresa, se apareció allá en el hospital, ah que llegó Fidel, él llega así sin avisar, llega por el monte, si, guerrillero pues ¿tu sabes lo que estaba hoy? Escondido, hoy fuimos a su casa, una de las casas donde él esta y entonces llegamos, yo si noto un misterio y viene su esposa Dalia me agarra la mano, por aquí está, entonces yo huelo algo no lo veo parado, porque él siempre se para ahí esperando y saluda desde allá desde lejos, no lo veo y caminamos ahí por un bosquecito y cuando yo voy saliendo del bosquecito, yo digo, pero yo digo Fidel está escondido ¿verdad? Fidel está escondido yo digo bromeando, pero yo sentía algo en el ambiente, no, no, Fidel está escondido y en verdad estaba escondido, pero yo buscándolo y estaba metido por la izquierda ¡ajá¡ todavía sorprendo aun soldado¡

Asistentes [Risas]

Presidente Chávez Y tu que eres pues más viejo soldado que yo guerrillero, estaba escondido ahí y salió pues, bromeando, estaba de muy buen humor, muy optimista; entonces el cuatro, entones le cantamos, le canté unos versos de esa canción bellísima de Rubén Mena esta mañana amanecía cantándola, pero el llegó ayer ¡llegó Fidel! Yo pintando el cuadro pero cada vez que llega él: escóndanme el cuadro, ese es otra sabotaje, mira como tengo pintada la mano todavía, mira, mira, estaba manchando ahí el verde, por aquí tengo rojo y tal, pero no, no, que él no va a subir, lo está esperando abajo, vámonos, ahí te traigo un regalo el yip, qué yip chico, un yip, este yip ¿qué yip es? El yip a donde tú y yo casi que recorrimos Cuba saludando los dos, desde no se qué pueblo hasta Sandino llegamos ¿se acuerdan? Me lo regaló, si te acuerda me lo regaló y ahí lo traigo, viene por ahí, yo lo prendí una vez me monté y le di una vuelta ahí a la calle bueno ahí traigo el yip ese y entonces ahora me regaló fue el pescado Nicolás, se llama Nicolás.

Asistentes [Risas]

Presidente Chávez Él fue que lo comparó Nicolás, pesa tanto como Nicolás ciento y pico de kilo, es un pescado peruano que cuando Raúl fue a visitar a Velasco Alvarado en el año tal llegaron a un... y Raúl contó todo eso ahí, a un lago un indio pescó, lo sacó un pescado que era gigantesco ¿cómo es que se llama el pescado? Se me olvidó el nombre ya, entonces ahora le dije, hablamos incluso con el sembrador de peces, Fidel lo llamó y yo lo saludé y le dije vamos a sombrar, es un pez de río, de agua dulce, 9 kilos, 100 kilos, es un nombre como indio, se da en el amazonas peruano y boliviano y ellos se llevaron y allá tienen, allá siembra, aquí vamos a sembrarlo con el deporte, con la juventud. Entonces le canté a Fidel esa, un pedacito ahí: Simón Bolívar, Simón... que bella canción, yo no se por qué esta mañana yo amanecía cantando eso.

[Presidente canta] En el sur la voz amiga / en la voz de José Artigas / que también tenía razón.

¿Esa la grabó quién, esa canción? Fue un uruguayo, Daniel la grabó y García Carneiro

Asistentes [Risas]

Presidente Chávez No ese lo que era bailarín, tremendo bailarín, yo quedaba de último él de primero, pero yo algo hacía, dale pues.

[Interpretan canción: Viva Venezuela]

Asistentes [Aplausos].

Presidente Chávez Simón Bolívar, yo le estaba hoy recordando a Fidel por la parada, porque vimos la parada y el acto en Valencia, que buen discurso el de mi general Euclides Amador Campo Aponte, entonces yo le estaba explicando porque hoy estamos celebrando por primera vez el Día del Nacimiento del Ejercito Libertador, el Ejercito en Carabobo se llenó de gloria pues, Bolívar en la carta que le manda a Congreso de Bogotá dice: he aquí arrodillado ante ustedes el ejercito más grande que haya hecho armas en Colombia, después de la victoria, Bolívar era grande en todo, grande como dijo (...), grande en el pensamiento, grande en la acción, grande en la batalla y grande en la palabra, grande para sobre llevar incluso, al final grande para sobre llevar el infortunio, grande sobre llevó su infortunio, grande, ese es un ejemplo que nosotros cuando vengan los infortunios grandeza ante el infortunio.

Estamos recordando a Bolívar, decía Raúl algo cierto, Bolívar quería hacer una revolución pero no había condiciones en verdad, él trató, trató pero no habían condiciones y yo le agregué Raúl, más bien hicieron mucho esos hombres y mujeres, a veces uno se queja, por qué no hicieron más, pero oye Bolívar casi llegó a Buenos Aires a caballo, Fidel estaba recordando no se que autor él se lo sabe, hizo lo cálculos y Bolívar el hombre que más anduvo a caballo en este mundo en 100 siglos, que se sepa, 10 veces recorrió la distancia que recorrió Alejandro Magno, pero como la historia aquella es aquella entonces Alejandro Magno. Qué hombre fue Bolívar, que grande y sigue siendo y será.

Entonces estábamos recordando eso, el ejercito, como hoy un día como hoy, o sea, ayer Miranda y Fidel me preguntó y Miranda si era diputado, ajá ¿entonces qué pasó? Bueno Valencia se alza, los realistas, él pregunta militar al fin Fidel dice Puerto Cabello está a cuánto a qué distancia, Reyes estaba ahí le dije ¿qué distancia a línea recta tu que has volado tanto por ahí? 40 kilómetros Puerto Cabello más o menos, claro montaña pero ahí está ¿y dónde estaba la fortaleza militar de los españoles? En Puerto Cabello, claro tenía que estar ahí, pero alza Valencia y se alza Puerto Cabello contra la independencia, Puerto Cabello se declara a favor pero ahí estaba la fortaleza española que Bolívar después comanda y pierde a los pocos meses, es cuando Bolívar después unos meses después, pero bueno un día como hoy Miranda a un costos muy, muy alto, muy alto, pero él logró toma Valencia, tuvo que cruzar La Cabrera y utilizó el lago con unas cuadrillas, tuvo que meter gente por el lago pues, porque eso es una muralla.

La Cabrera es una muralla, ese cerro que está ahí donde está túnel, subir la infantería eso ahí con una defensa allá perdió mucha gente, entra en Valencia y pierde medio ejercito pero toma Valencia, pero luego tiene que replegarse y después viene el terremoto en 1812 y Bolívar pierde Puerto Cabello por un traidor Vinoni que después Bolívar lo manda a fusilar, años después –yo le conté a Fidel- años después en una batalla en los llanos alguien le dijo en la puerta como que fue, le dijo un oficial a Bolívar después de los batalla estaba los prisioneros y tal, le dijo ¿sabe quién esta prisionero, Vinoni? Bolívar dijo: no quiero ni verlo, fusílenlo, pocos minutos estaba fusilado el traidor, porque Bolívar lo tenía de oficial ahí a Vinoni en Puerto Cabello, 1812 y Bolívar sale, coronel, Miranda lo mandó para allá se respetaban mucho los dos, entonces Bolívar sale a revistar las tropas fuera, sale del castillo pues el castillo de Puerto Cabello y Vinoni se alza y toma el castillo y no lo deja entrar le entra al plomo, cuando viene Bolívar otra vez traicionó y lo entregó a los españoles.

Bolívar se fue y le escribió una carta a Miranda: no quiero ni verle la cara mi General no sirvo ni para mandar tropa, no me meto un tiro no se por qué, le dice, y le manda una carta pero desmoralizado, acabado, bueno perdió la plaza pues, se quedó por allá escondido y con el orgullo que tenía aquel joven, imagínate tu, el muchacho aquel Bolívar, es cuando Miranda está por ahí por San Mateo con muchas dificultades, deserción, no tenía tropas, oficiales, aquí no lo apoyaban, la casta burguesa no lo quería, querían su derrota negociando con los españoles ya muchos de ellos, hay que recordar como empezó Miranda -quién comandaba a Miranda- acostumbrado a comandar ejércitos completo en la Revolución Francesa, ejércitos de línea pues, aquí se consiguió era una tropas que no eran tropas y se le iban, muchos pelearon, muchos murieron pero los saboteaban y no daba la situación, no daba, no daba, no había ejercito todavía, el comandó bueno un ejercito incipiente que nacía hoy, un día como hoy, con la sangre y heroísmo y aquel hombre que tenía 61 años nada más, cosa que no lo mató para nada, comandó.

Entonces viene Miranda dice que dijo en francés, cuando le llega la carta de Bolívar: Venezuela está herida en el corazón y entonces es cuando comienza la capitulación, ve, aquí lo agarraron en el barco y preguntó Fidel por ese acontecimiento, cómo entregaron a Miranda, ahí escribieron que había sido Bolívar pero no fue Bolívar, Bolívar era uno de los jóvenes que protestaba que por qué Miranda se iba y los españoles estaban fusilando gente, entonces se entera que está en el barco, pero el Gobernador de aquí que estaba en tres y dos en la cuerda floja, recordemos que estaban los franceses aquí presionando para tomar Venezuela, Napoleón, los españoles por conservar la colonia y otros por independizarse pero para ellos y otros por la independencia plena, entre ellos Bolívar, todo aquel maremagno de contradicciones, Miranda se iba, ahora Miranda se iba como Bolívar se fue varios años después en un barco a Haití para volver, para buscar y volver, estoy seguro, lo capturan, pero el que lo vende es el Gobernador, no García Carneiro que es un patriota.

Asistentes [Risas]

Presidente Chávez [Risas] y un grupito de tal, los mismos que no lo querían dejar bajar el barco, cuando aquí llegó el barco con Bolívar, no querían ni dejarlo bajar del barco a Miranda, tuvo Bolívar que ir a Caracas y buscar permiso de la Junta Patriótica y expidieron por escrito permiso para que el general Miranda desembarque, imagínate tu, así estaban las contradicciones pues, una lucha que comenzaba y aquel hombre lo acusaban bueno de ateo, la ira de Dios, Miranda era como un demonio de locura, etc., los ricos, los blancos, Miranda pues era un jacobino revolucionario de la Francia.

Dijo Napoleón un día “un Quijote sin locura” Miranda y llegó como loco por ahí por ese mar con tres barquitos, primero con uno solo, después de 300 años de los barcos de Colón llegaron los barcos de Miranda y hay muchos niños nuestros que todavía no saben los nombres de los barcos de Miranda, tu les preguntas, ni el primero que es el Leander, pero si nos sabemos todos desde niños, La Niña, La Pinta y la Santa María era las carabelas que Colón traía, hasta música le ponían y nos ponían a bailar, ve, la cultura imperial y desde niños nos envenenan, nos enseñan a admirar a los invasores y a ignorar nosotros mismos. La revolución es de eso, nosotros mismos, el retorno de nosotros mismos para terror de los burgueses, por eso están como aterrorizados, se vuelven locos, porque ellos ven que el mundo se les va a los pies.

Otra cosa que estuvimos estudiando bastante la crisis mundial, Elías, crisis económica mundial sigue trepidando, bueno no llegaron a Jerusalén, en Israel llegaron los...

Vicepresidente Ejecutivo, Elías Jaua Aquí está el cuadro Presidente.

Presidente Chávez Ah ahí está el cuadro, pero vean que está muy primario me da pena mostrarlo, a no, de colores muy primarios a eso le falta trabajo pero que juega garrote, esta mañana pariendo, estaba Raúl, que llegó Raúl a buscarlo, porque Raúl siempre va y me buscar para casa de Fidel, todavía estaba manchando la palmera ¡espérate un momentito! Estaba blanco esto, blanco esto, manche rapidito, se lo entregué y me dijo Fidel ¿y tu no firmas los cuadros? Si no lo he terminado cómo lo voy a estar firmando.

Asistente Entonces tiene 4 días que lo estaba haciendo.

Presidente Chávez 4 días, anoche estuve hasta las 3 de la mañana no te digo pues, claro yo le cambié unos colores y allí hay una combinación entre el 4 de febrero y el 26 de julio para decírtelo, no te digo más nada pues, si no lo ves allí está, míralo, búscalo, vámonos pues.

¡Independencia y patria socialista!

Asistentes ¡Viviremos y venceremos!

Presidente Chávez Gracias pues.

Asistentes [Aplausos].

Presidente Chávez Vamos hablar con Nicolás que viene de una reunión, Fidel mi dijo... ah hoy leímos el documento, la declaración final de ayer en la reunión de la Unasur, porque Fidel pregunta todo ¿el Banco del Sur cómo queda, cómo queda esto, cómo queda lo otro, la Unasur, el ALBA? Estábamos hablando el ALBA, cómo fortalecer el ALBA, porque el ALBA es la plataforma de vanguardia, fíjate la Unasur esta Bolivia, Ecuador, Venezuela bueno y Brasil, pero las propuestas del ALBA ahora cogen camino, el Sucre, que se llama hasta ahora Sistema Único de Compensación Regional, ahora pudiera llamarse, cómo fue que te dije por teléfono, yo te dije por teléfono el nuevo nombre, se me ocurrió, Sistema Suramericano de Compensación Regional, Sucre, no ves que hasta las letras cuadran, todo cuadra, bueno cuadra no, soy defensor ahora del círculo, contra la cuadratura el círculo.

Nietzsche decía: soy el primer abogado del círculo, la luna llena, lo lleno, el círculo nunca termina, el eterno retorno es el círculo.

Mi General que hubo, Nicolás vámonos hablando ahí ¡Epa! No los había saludado cómo están, están bajo fuego oligarca ustedes, siéntanse orgullosos como se sienten porque están bajo fuego oligarca, un General bajo fuego oligarca ¿ah? Patriota, viste aquellos generales de Blanca Ibáñez ¿te acuerdas los generales de Blanca Ibáñez cuando éramos capitanes? “la muñeca” y compañía [risas] así le decían a uno “la muñeca” porque se sacaba la cejas, lo cual no es malo para las samas sacarse las cejas, un general que le decían “la muñeca”, de los Blanca Ibáñez habían muñecas que se sacaban las cejas si señor como no.

Una época en que nuestros jefes se sacaban la cejas, se pintarrajeaban y Blanca Ibáñez y tú ibas todos los días, todos los días, yo lo probaba porque nosotros andábamos con el ejercito bolivariano, yo comandaba un ejercito dentro del ejercito y era un ejercito que funcionaba, inteligencia y tal, informaciones, movimientos, movíamos todos, nosotros íbamos en una tropa ¿te acuerdas? De práctica, de ensayos nosotros el ejercito bolivariano en Fuerte Tiuna incluso -sácame el pelotón tal esta noche, quiero ver a tal- y ahí estaba el pelotón, a veces era de deporte, a veces... pero estaba [risas] si un helicóptero quiero que vuele en tal... y volaba, a veces no llegaban, muchas veces llevábamos cosas como cuando fui yo para Maturín en una avioneta prestas y llegué y no apareció nadie dónde estarán? Pero no llegó ni Carreño ni ninguno, Noguera.

Entonces uno iba todos los días, en Fuerte Tiuna, cualquier día a la tasca, habían tascas por todos lados, tascas, ese era un realero en tascas no había batallón pero habían tasca, y pobre comandante que no tuviera tremenda tasca y llegaban los generalotes, no todos, hablo de los jefes casi todos llegaba, la escuela de caballería ¿te acuerdas? Esa era la súper tasca pues y ahí montaban sus taguaras, la tarde, la noche y se parecían en los comandos mediodía con aliento tu sabes, eso era así ¡viva! La oligarquía y nosotros pero cabalgando por dentro, esa es una de las razones de 4 de febrero, la dignidad y el decoro militar.

Así que ustedes bajo fuego oligarca sentíos dignos como se siente, Guerra Barreno, no conocen todavía Guerra Barreto, ellos están diciendo que no, cuando se vaya de baja Mata, Rangel Silva y el otro, a Chávez se le acaba [risas] ellos no saben lo que viene abajo, a Guerra, todavía no conocen a Guerra así digamos ¿verdad Guerra? La opinión publica pues, entonces a ustedes les toca llevar su metralla [risas] pero allá está ve. Yo veía hoy y Fidel conoce mucho, hoy me decía, en la cámara que pasaba ahí por el acto ¡ese que está ahí es Alcalá! Me dijo, ese fue el que comandó el desfile, si Carlos tú no lo conoces muy bien todavía [risas] y me preguntó ¿dónde está el hermano de él, Clíver? Ese tiene que estar por ahí porque ese es el comandante de la división blindada, no lo vimos ¿dónde estará Clíver? Tampoco lo conocen muy bien todavía.

Entonces que Chávez pierde el apoyo militar a partir de la promoción de Mata, porque ya él se desconectó ¡se desconectó¡ se comande un ejercito revolucionario durante 15 años en sus propias narices, honor que me hicieron mis soldados y me hacen y me harán toda la vida.

¡Independencia y Patria socialista¡

Asistentes ¡Viviremos y venceremos!

Presidente Chávez Volví, volví, volví, ando feliz, ando en un tiempo feliz porque estoy en mi propio retorno, he conseguido mi nuevo centro de gravedad, lo que dice Nietzsche en Zaratustra lo que conseguido un nuevo centro de gravedad y está comenzando para mí una nueva etapa de mi vida. Hoy dijimos, le dije yo a Raúl, Fidel, sembrando dos pinos que llevé de aquí y lo sembramos allá y le dije: estos tres que estamos aquí (estábamos los tres echando tierra) vamos para 300 años entre los tres mínimo, sumen pues, 100, 100 y 100, redondeando el círculo. Me voy.