22/09/2011. Entrevistas y Declaraciones. Declaraciones. Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, Maiquetía, Estado Vargas, Venezuela.

Declaraciones del Comandante Presidente Hugo Chávez a su llegada al país procedente de la República de Cuba, luego de recibir tratamiento médico

[Comentarios del periodista del Sistema Nacional de Medios Públicos].

[Honores al Señor Presidente Hugo Chávez por parte de la Agrupación de Parada].

Comandante de la Agrupación de Parada Buenas noches mi comandante en jefe. El pueblo y la Fuerza armada Nacional Bolivariana celebran su retorno y total recuperación.

Mi comandante en jefe, lo invito a pasar revista a la Agrupación de Parada.

[Comentarios del periodista del Sistema Nacional de Medios Públicos].

[Pase de revista a la Agrupación de Parada por parte del comandante en jefe, presidente Hugo Chávez].

Comandante de la Agrupación de Parada Mi comandante en jefe, permiso para pasar a mi puesto de formación.

[Comentarios del periodista del Sistema Nacional de Medios Públicos].

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Bueno casi, casi a la medianoche. Feliz medianoche pues, de este día jueves 22 de septiembre al pueblo venezolano. Interrumpimos “La Hojilla” ¿no? A esta hora está “La Hojilla”. ¿Estamos en cadena Andrés? Estamos en cadena nacional de radio y televisión. Breves palabras.

Llegando estamos de La Habana. Saludo a todo mi equipo de Gobierno, al vicepresidente Elías Jaua, ministros, ministras, vicepresidentes, ministro de Defensa, Comandante Estratégico Operacional, comandantes de los componentes militares, alto mando militar, oficiales y cadetes de nuestra heroica Escuela Naval o Academia Naval de la Fuerza Armada Bolivariana. Puede mandar a discreción señor capitán.

Comandante de la Agrupación de Parada ¡Descansen arr! ¡A discreción!

Presidente Chávez Un saludo muy del corazón. Estoy muy feliz de regresar de nuevo a Venezuela, después de estos cinco días. Cinco días que fueron muy rendidores, muy positivos, veníamos haciendo como un... como una recapitulación ahora en el avión sobre estas últimas quince semanas, porque son quince semanas, 105 días desde aquel día de la primera intervención quirúrgica. Y luego la segunda, y luego toda la fase de recuperación del pos operatorio que nos llevó aproximadamente un mes, casi un mes, una recuperación bastante exitosa gracias a Dios, gracias a la Virgen del Carmen, gracias a José Gregorio Hernández, gracias a los santos y espíritus de la Sabana como digo siempre, y gracias a ustedes, quienes han estado acompañándome junto a mi familia en esta travesía; en esta travesía inesperada a la que nos trajo la vida pues.

Pues bien, esa recuperación del pos operatorio permitió en apenas un mes, entrar en la etapa de la quimioterapia, del tratamiento a través de la aplicación de quimioterapia que ha concluido la noche de ayer, ha concluido la noche de ayer, claro aún cuando los médicos me aclaraban ahora mismo que se mantiene por varias semanas todavía los efectos y los impactos en el cuerpo de la última aplicación. Fueron cuatro aplicaciones en estos últimos dos meses, cuatro aplicaciones de quimioterapia, cuyos resultados han sido altamente exitosos, de nuevo gracias a Dios, gracias a la ciencia médica, gracias a ese batallón médico, gracias al apoyo de Cuba revolucionaria, gracias, gracias, gracias, mil gracias a todos y a todas. Y gracias bueno, a esta voluntad también de vivir, a este cuerpo que ha resistido exitosamente este ciclo, estos cuatro ciclos de quimioterapia. Resultados exitosos, resultados satisfactorios, todos los signos vitales, toda la parte clínica como llaman los médicos es satisfactoria; todas las evaluaciones y exámenes que se me han hecho hasta el día de ayer y hoy también ya, para asegurar el retorno han sido muy positivos, desde todos los puntos de vista. Y podemos decir gracias a estos resultados que ha terminado la fase de quimioterapias, cerramos el ciclo de la quimioterapia.

Asistentes [aplausos].

Presidente Chávez Y ahora vamos a dedicarnos a la recuperación plena, bueno de toda la parte física a través de la fisioterapia, los ejercicios, la recuperación progresiva y plena. Me decía Fidel, despidiéndome en la puerta del vehículo, sin embargo me decía: “Chávez vamos muy bien, pero no te embulles”, dicen los cubanos: no te embulles. “No te embulles” es: no te emociones [risa] no te vayas a desatar por esos caminos. Por cierto un saludo de Fidel, de Raúl y un abrazo del pueblo cubano, y desde aquí de parte del pueblo venezolano Fidel, gracias, muchas gracias; Raúl, gracias, muchas gracias; Cuba, gracias, muchas gracias.

Asistentes [aplausos]

Presidente Chávez Bien. Sobre mi salud, pues eso es lo que tengo que decir, sé que continúan las especulaciones, no le hagamos caso, yo me siento bien, muy bien, iré, o continuaré más bien, continuaré asumiendo con el ritmo adecuado mis labores de gobierno al frente del gobierno, al frente del Estado, al frente del movimiento revolucionario, y no sólo dentro del país, y ya ustedes ven cómo está el mundo.

Esta tarde estuvimos más de cinco horas conversando con Fidel, con Raúl, evaluando, evaluando precisamente ese cómo está el mundo, ayer estuvimos mirando, oyendo conjunto de discursos, antier también allá en Naciones Unidas, discurso precisos como el de la presidenta Dilma Rousseff, discurso de alto valor ético como el del presidente Evo Morales, discurso a los que pudiéramos catalogar como un monumento al cinismo, el discurso del presiente Obama, ese es un monumento al cinismo, que su propia cara lo delataba, su propia cara era un poema, un hombre llamando a la paz, imagínate tú, llamando a la paz, Obama, con qué moral, un monumento histórico al cinismo, el discurso del presidente Obama. Discursos precisos, orientadores, estuvimos oyendo el del presidente Lugo, la presidenta argentina, fijando posiciones valientes ante el mundo. Y bueno, por supuesto, nosotros desplegados, como Venezuela y como ALBA, el canciller Nicolás a quien felicito, estuvo muy dinámico, reuniéndose allá con la Unión Africana, con la Liga Árabe, con el ALBA, con Caricom.

Hoy estaba Nicolás con Caricom y yo conversé con algunos de sus líderes, estaban reunidos, y estaba Nicolás, por cierto, distribuyendo allí mismo la carta de invitación, uno por uno a todos los jefes de gobierno, jefes de Estado de América Latina y el Caribe, convocándolos a Caracas para los días 2 y 3 de diciembre, va a ocurrir aquí un evento histórico: la Cumbre de la Celac, o de la CALC, más bien, la Cumbre de América Latina y el Caribe que va a dar pie al nacimiento, sin duda, de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. También estamos preparando la Cumbre Presidencial de la Alianza, nuestra Alianza Bolivariana; también estamos preparando la Cumbre de Petrocaribe. Es decir, Venezuela jugando su papel. Y uno de los papeles que tenemos que jugar hoy y hay que decirlo, sin sobreestimarnos, pero también sin subestimarnos, desde Venezuela, desde la Alianza Bolivariana, jugar un papel para frenar la locura, la locura que amenaza al mundo; la locura que amenaza con incendiar a este planeta, cuando queremos un mundo de paz, un mundo de armonía, donde podamos convivir con nuestras diferencias, pero ya vemos los acontecimientos de este año, lamentables acontecimientos, bueno, y de los últimos años, la locura imperialista, hay que frenarla, hay que pararla, hay que neutralizarla, y Venezuela bien puede jugar un papel junto con los países de la Alianza Bolivariana y muchos otros países de América Latina y el Caribe; muchos otros países del África, muchos otros países de Arabia, del Oriente Medio, de Asia, de la misma Europa, con movimientos sociales, no sólo con gobierno, los pueblos deben ponerse de pie, los pueblos, los intelectuales, los pensadores, la gente honesta, la gente de buena voluntad en este mundo tiene que ponerse de pie, tiene que levantar su voz para frenar la locura imperialista, el incendio que amenaza a esta planeta.

Anoche por cierto hubo una interesante actividad ecuménica en la Iglesia Riverside en Nueva York, tuve la oportunidad y la suerte de poder interactuar por teléfono unos minutos, con Evo, con Nicolás y otros cancilleres, y representantes de distintos movimientos religiosos, y movimientos sociales de los Estados Unidos, del Bronx de Nueva York, y de otras ciudades de aquel país, que también es un país, no somos enemigos de Estados Unidos, no, no somos enemigos del pueblo de Estados Unidos, nos sentimos hermanos de ese pueblo, y ese pueblo tiene un papel importante que jugar en la salvación del mundo, precisamente ese pueblo, sus líderes, su conciencia tiene que seguir despertando como la conciencia de los pueblos europeos, para frenar, primero frenar y luego apagar la locura imperialista; necesitamos un mundo de paz, y nosotros tendremos ese mundo de paz aquí en Suramérica, aquí comienza Suramérica, ahí está el Caribe, hasta la Patagonia, allá donde sembramos a Néstor Kirchner, ese gran suramericano, ese gran líder suramericano; allá en ese Caribe de donde venimos, del corazón del Caribe, desde La Habana hasta Trinidad y Tobago, todo ese Caribe, todo este Centroamérica, desde México hasta Ciudad de Panamá, Barranquilla, Cartagena, La Guaira, Cumaná, todo este Caribe, toda esta Suramérica, del Orinoco, del Amazonas, del Río de la Plata, del Río Paraná; toda esta Suramérica de los Andes; toda esta Suramérica, hasta las Islas Malvinas argentinas, todas, toda tiene que ser... debemos blindarla como una gran zona de paz y de democracia.

Y desde aquí irradiar al mundo, decía Bolívar hace más de 200 años, aquí está la salvación del viejo mundo. Desde aquí salen las luces, las razones, la razón, la ética, la moral, la nueva política, la fuerza pues, moral, política, popular, social para salvar al mundo de la locura de las potencias, de las viejas potencias imperiales, todas son viejas, todas son viejas, desesperadas por su decadencia inevitable, ahora pretenden incendiar este mundo, no lo vamos a permitir, nosotros terminaremos de hacer un mundo, como decía Pablo Neruda, cantándole a Bolívar, de nuestra joven sangre: Padre Libertador nacerá un mundo nuevo donde habrá pan, pan, paz, y trigo, y agrego yo, y sonrisas y canciones, no guerra, y vida para el mundo que estamos haciendo.

Bueno, medianoche, dejemos que suene el Himno Nacional de nuestra República Bolivariana de Venezuela, y que siga “La Hojilla” en el canal 8, y nosotros retornamos, continuamos con el pleno retorno, con esta nueva caminata, de mi parte lo repito, después de estas 15 semanas de intensa jornada, de dura batalla, siento en verdad que he nacido de nuevo, y aquí estoy pleno para ustedes para continuar construyendo la Patria nueva, la Patria buena, la Patria bonita.

Buenas noches a todos, buenas noches a todas. Muchas gracias.